Explotar o castigar. La asignación punitiva del mérito y la culpa

Meritos&Culpas_DJF

Este texto discute la noción de merecimiento en una confluencia de paradigmas ( explotación-encierro vs . saqueo-abandono ) que parece caracterizar a la economía política del castigo en nuestro tiempo. Profundas transformaciones en el régimen de acumulación vienen generando enormes afecciones en nuestra forma de concebir las relaciones de poder. Dos acepciones (positiva y negativa) del verbo merecer ponen en juego dos caras de una misma moneda ideológica. Una afirma que quien quiera trabajar merecerá un puesto ( quien no trabaja es porque no quiere ) creado por la benemérita actividad del empleador. Este, por su parte, merece una intervención estatal prudente y favorable por ser generador de riqueza y empleo. La otra promete castigo para quien lo merezca: el que la hace la paga porque la justicia es igual para todos. A su vez, el orden deudocrático inducido desde 2008-2010 permite desplegar formas más agresivas de extracción de valor que “ponen la vida a trabajar” y crean un nicho de mercado en cada rincón de la vida social y biológica. Mientras las dinámicas de explotación colonizan más necesidades y recursos; mientras la desposesión se erige en condición sine qua non de la acumulación de
capital; al tiempo que se descosen los vínculos materiales de la reproducción social fordista, el dogma del merecimiento mantiene su vigencia económico-punitiva.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s